Crónicas de Metro: Resaca

Ascendió en Crimée. Tambaleó a su paso mientras encontraba un asiento al final del vagón. Sus ojos detonaban cansancio y en su rostro se asomaban rastros de un maquillaje rebelde que no había cedido ante la limpieza matutina. Lucía desgastada y descuidada, sin mucho esmero en su apariencia física, pero aún así vestía ropa de marca: una blusa elegante de Zara, perfectos jeans Levis, unos … Continúa leyendo Crónicas de Metro: Resaca