Manual del Perfecto Cuentista | Horacio Quiroga

Desde la primera vez que las leí, hasta el día de hoy, hay algo en las siguientes palabras que me enajena: Yo insistía en quitarle el lodo de los zapatos. Ella, riendo, se negaba. Y, con un breve saludo, saltó al tren, enfangada hasta el tobillo. Era la primera vez que yo la veía; no me había seducido, ni interesado, ni he vuelto más a … Continúa leyendo Manual del Perfecto Cuentista | Horacio Quiroga