All posts tagged: Luna Errante

El Monasterio de St. Michel

La brisa del mar se adueña del lugar, colmando las paredes de un frío extraño, de esos que no dejas de sentir, pero no te calan ni estorban. El canto de las gaviotas se vuelve cada vez más fuerte y nunca te avandona, sin importar en qué parte del Monasterio te encuentres.

Blanco Budapest

Salimos por una cerveza. La noche había caído y las luces navideñas adornaban la ciudad, nunca antes había visto un paisaje así, tan navideño, tan invernal, tan lleno de magia. El viento calaba como si quisiera cortar las mejillas. El ruido de los tranvías y los automóviles era lo único que interrumpía la escena. Fue a unas cuantas calles del bar dónde nos habíamos citado cuando vi el primer copo de nieve caer, y con él, cayeron otros. Poco a poco la noche se fue cubriendo de un blanco manto de hielo. Era la primera vez en mi vida que conocía la nieve y fue más mágica que todo lo que soñé. En mi cabeza entonaba la canción de “Let it Snow” de Sinatra y todo se resumió a ese momento: la nieve, la noche y yo.

Caminos de Guanajuato

Cuesta creer que siendo mexicana hubiera tardado tanto en visitar una ciudad tan emblemática como Guanajuato. Fue improvisado, como las mejores cosas de la vida, surgió la idea, compré el boleto y de un momento al otro desperté en la mágica ciudad minera.  No tengo grandes narraciones que contar sobre Guanajuato, sólo la verdad. Es una ciudad maravillosa que vive del turismo y su artesanía; cada callejón encierra una historia, un secreto y los cerros guardan amaneceres desde tiempos inmemorables.  Hay tantas cosas que puedo contar de la ciudad, sobre su gente alegre, sus callejones, sus esquinas repletas de arte y artesanías… sin duda, en Guanajuato te espera una narración en cada paso. Pero ahora, tengo que admitir que los norteños vivimos un poco muy lejos de México. Por ejemplo, en mi viaje, descubrí por primera vez que Guanajuato era una ciudad estudiantil. ¡Vaya forma de descubrirlo! Pero más que eso, descubrí una callejoneada repleta de narraciones, leyendas, historias y conocimiento, y así, puedo enumerar aquí las 7 cosas que aprendí en Guanajuato: No importa …

Estrellas en el Mar

Las Estrellas en el Mar de Nápoles

Nápoles parecía una buena idea. Cuatro mexicanos, dejamos los cuartos de hotel, cargamos las maletas en el automóvil alquilado y con un mapa en mano cruzamos las carreteras de Italia rumbo al golfo de Nápoles. No recuerdo mucho del camino, no soy una persona de carretera; el movimiento del carro tiende a arrullarme, pero la ciudad, la ciudad era una mezcla de color café, naranja y azul; un vaivén de motocicletas que me hicieron temer por mi vida y un mar azul. Lo que más recuerdo de Nápoles es que en verdad parecía una buena idea. Aparcamos el auto –rentado– en algún parquímetro para poder recorrer la ciudad con calma. Fue en ese instante cuando comprobé que los italianos, especialmente los de Nápoles, manejan con la prisa siguiéndoles constantemente y que, si tú no tienes cuidado, posiblemente choques con una moto (o un auto). La gente de la ciudad es cálida como su clima y la comida, eso sí, la comida es una de las más deliciosas que he probado en la vida. Recorrimos las …