All posts filed under: Poemas

Poema | Que Lo Nuevo Alcance Para Todos

Que las campanadas suenen al dar las doce. Que las uvas alcancen hasta al más pobre. Que los buenos deseos sean gratis. Y que lo nuevo nos tome de sorpresa.   Que las aventuras no sean caras. Que las oportunidades ofrezcan la mano. Que el mundo sea el sendero, y los límites imaginarios.   Que los sueños no se agoten, Que se logre lo querido, Que se olvide lo dañino. Que se encuentre lo perdido.   Que las mentiras tengan cola, Que los discursos no sean planeados. Que regresen lo que se han llevado. Que ya no manchen la patria nuestra.   Que el año sea próspero. Que la vida sea dicha. Que la dicha sea para todos.

Poema | Realidad Efímera

Suelo callar cuando te miro, las palabras no encuentro, se pierden en un abismo. Quisiera aferrarme a este momento, hacerlo eterno; que las dagas de tiempo no lastimen tu corazón y el mío. El mundo entero se encoge en tu mirada. Cuando despierto ¡bendito panorama! Mis ojos en los tuyos. Que dulce dicha que nos ofrece la vida. Eres sol y eres noche. De mí nunca te marches. El tiempo mataría.

Poema | Allá en Oaxaca

Callado muchacho de tono atardecer, con manos traviesas como el ayer. Con tu encanto sedujiste inocente vagabunda. Bajo tu engaño como embrujo, caí en la trampa. Muchacho moreno del tono atardecer, bronceado por el sol y esculpido por el mar. Con manos inquietas recorriste mis dominios, y bajo mi sombra dormiste tranquilo. Juego de verano, azares del destino. En tus besos la moral perdí. Astuta y sin conciencia a tus brazos me entregué, allá en Oaxaca, dónde dejé mi corazón. Un secreto de verano, oculto tras la sierra. Un susurro en el viento; él todo lo sabe. En estos momentos todo parece un lejano sueño, de esos que solo se sueñan una vez. Un simple amorío de verano, oculto en las bahías, allá cruzando la sierra, donde se quedó mi corazón. Una tarde mágica junto al pacífico; mar bravo que ahuyenta mis miedos, mar que me enseñó a amar de nuevo. Un romance oculto en las bahías. Solo el mar y el viento fueron espías.

Poema | Cenizas

Siendo honesta lo perdí, mucho antes de que él se fuera. Ajeno se marchó hace ya tanto tiempo, que amarlo ya no recuerdo. Los días, grises se tornaron y amarillos nuestros corazones, como páginas de antaño. Perdimos las razones por las que unidos fuimos. Mi pluma desborda negros versos; sin sueño ni anhelo, todo es cotidiano ahora que estás lejos. Quisiera encontrarte amor mío, quisiera llamarte consuelo. Se aleja de mi, todo aquello que fue de ti. De ti quedan cenizas. De tu recuerdo queda nada. ¡Ya no vuelvas caballero! Por el bien de mi corazón enamorado.

Poema | Ilusión

Allá, en donde el cielo se junta con la tierra, y las nubes se tornan rojizas cual mejillas de mi amado. Bajo ese peral de majestuosas ramas, expandidas cual territorio del rey, bajo su cálida sombra, ahí soñaba yo con mi enamorado. Él, de cabellera dorada y grandes ojos; ladrón de suspiros. Radiante usurero de mi corazón. ¡Bríndame  Hipnos querido! El único consuelo que me queda; en la mentira vivir por el amor que siempre le procuraré.

Poema | Condena

Veme aquí, sin mucho que decir. Puedo distinguir el sonoro eco del reloj, cómo recordándome que tarde es. ¡Qué ilusa me he vuelto! Dependiente de una vana costumbre. Costumbre que me mata a cada instante. He perdido vida, me he perdido a mí misma. Sentada paso mis horas, recitándole a la ventana, dulces palabras de mi amado Neruda. Mundo paralelo que me ofrecen los versos, Aquel bello mundo, que mi enamorado se ha llevado. Aquel mundo que me han arrebatado. Él se fue, para ya no volver. ¿Qué he de hacer? Sí él era poesía para mí.

Poema | Primavera

¿Cuándo fue que tu nombre penetró mis pensamientos? Volviéndose protagonista en mis momentos. ¿Cuándo fue que tu perfume invadió mis sentidos, Fundiéndose con mi alma y acelerando mis latidos? Muchacho callado de rasgados ojos Que tan rápido conquistó mi corazón. Tu sonrisa se ha posado en mi alma, Volviéndome presa del nombre tuyo. Curioso sentimiento, dominante en mi cuerpo. Cuando estoy contigo apenas noto el tiempo. Tienes olor a primavera, capullos en flor Y amor en las praderas. Yo no pido luna y mucho menos las estrellas. Tan solo quiero ser parte de tu vida. Aquella que día a día te robe una sonrisa. Tan solo quiero en tu corazón alojamiento; Poder ser llamado tuya y ante Dios Amarte con el tiempo.