Crónicas de Metro: La llamada

Ascendió en Opéra. Se sentó en la esquina del vagón. Vestía un pantalón holgado de mezclilla, una camiseta netra, un sweter gris y una gorra para ocultar su descuidado cabello. Apenas se sentó sacó su celular. Era un día especial, quería darle una sorpresa. Encendió la cámara frontal, acomodó el aparato de forma horizontal, presionó el botón de grabar y empezó a hablar frente a … Continúa leyendo Crónicas de Metro: La llamada