Artículos, Bienestar
Comment 1

Si tuviéramos etiquetas

Si todos anduviéramos por la vida con etiquetas en el rostro que pudieran anunciar previamente la clase de personas que somos todo sería más fácil. Podríamos detectar a simple vista cuando una persona es mentirosa, egoísta, machista, conformista, abusiva… etc. Todo sería increíblemente fácil y sin duda nos ahorraríamos muchos mal de amores en esta vida. Lamentablemente la realidad está muy lejos de ser así.

En muchas ocasiones, mientras leo las noticias de feminicidios en redes sociales me sorprende mucho encontrarme con comentarios tan faltos de humanidad; ¿Por qué se quedó tanto tiempo?, ella tuvo la culpa por salir con él, ¿Cómo no se dio cuenta antes?, ¿Por qué estaba sola en la noche?… Me resulta devastador saber que aún vivimos en una sociedad conformada por personas tan inmensas en sus propias realidades y privilegios, tan cortas de pensamiento, que son incapaces de sentir la mínima empatía y que prefieren juzgar antes de cuestionar.

¿En verdad esperamos que alguien se de cuenta cómo es otra persona cuando en muchas ocasiones ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos? Y he ahí el problema. Desconocemos tanto de nosotros mismos que nos maltratamos de muchas maneras; hay una gran falta de amor propio en la sociedad actual. Si aprendiéramos a amarnos a nosotros, seríamos nuestra primera y única opción, aprenderíamos a convivir en soledad para no buscar desesperadamente la promesa de un amor verdadero en alguien más. Si nos amáramos a nosotros mismos sabríamos qué cualidades y situaciones queremos en nuestras vidas y por ende, aprenderíamos a elegir mejor a nuestras parejas.

Incluso también, si aprendiéramos a amarnos a nosotros mismos, estaríamos conformes con nuestras vidas y no tuviéramos la necesidad de juzgar a los demás cuando no nos corresponde. Conocernos bien a nosotros mismos y los privilegios que tenemos, para no ir por la vida con un espejo en el cerebro pensando que todos tienen la misma vida que nosotros. ¿Suena utópico?

Y la verdad, es que desconozco mucho si todo lo que escribo se pueda hacer realidad, porque sin duda sé que no hay un camino fácil y directo hacia el amor propio. Pero hay un camino, y lo importante es que todos aprendamos a tomar el nuestro.

Photo by Mike from Pexels

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s