Palabras de Luna
Dejar un comentario

Ensayo sobre por qué creo que leemos

Hombre leyendo

Mi papá me enseñó a leer mucho antes de que aprendiera a leer. Solía narrarme historias y aventuras, algunas de su autoría, otras de la pluma de Wilde, Poe, Tolkien, o incluso Orwell. Mi papá me enseñó a soñar antes que a leer. Crecí entre historias, libros y palabras. Aprendí a escuchar antes que a leer, y cuando aprendí a leer, crecí.  No puedo describirlo mejor, cuando aprendí a leer crecí como persona y como escritora. Escribo lo que soy y leo lo que quiero seguir siendo, por lo que opino que la lectura es desarrollo.

También es una amiga. La lectura ha sido mi fiel compañera en todos los momentos precisos.  Mi primer amor fue Oscar Wilde,  y aún sabiendo que él y yo jamás congeniaríamos bien,  cada vez que contesto la primera pregunta del estudio 36 preguntas para enamorarte, la respuesta siempre es Wilde. Porque cuando leo sus cuentos lo escucho, lo entiendo, y me remonta a una vida que jamás viví pero que conozco muy bien.  La lectura es conexión, con aquellos que nunca conociste, con vidas que nunca vas a tener o épocas tan pasadas, o futuras, que no experimentarás.  

La lectura también es descubrimiento.  Descubrimiento propio, a través de un personaje que te describe mejor de lo que tú mismo lo hubieras hecho. Descubrimiento de paisajes, aventuras, tierras que no existen o incluso lenguas. Descubrimiento de cualquier campo de estudio. Por ejemplo, a mí se me dificultan las matemáticas y sin embargo gozo de repasar los libros de Hawking, Kaku y Tyson. Porque ellos encontraron la forma de explicar su complejo universo a través de las palabras y yo he encontrado conocimiento en sus libros. 

La lectura es viajar. No solo de lugar sino de época. Un día puedes estar leyendo Homero y encontrarte en la isla de Eea y al otro puedes estar en el asteroide B-612 cuidando una rosa. La lectura es una puerta a otros mundos, desde La Tierra Media hasta Nunca Jamás. Es un boleto de avión hacia tu lugar de preferencia.

La lectura es empatía. Una vez leí que las personas que leemos ficción solemos tener más capacidad de empatía ya que hemos usado los zapatos de diferentes personajes a lo largo de nuestra vida. Los lectores de ficción hemos disfrutado ver el mundo a través de los ojos de Gollum,  Edmundo Dantés  o de Teresa de La Insoportable Levedad del Ser, por nombrar algunos personajes (inserte aquí el personaje de tu elección). Hemos sufrido con ellos, aprendido y al ver cómo los personajes se han desarrollado a través de sus historias, nos desarrollamos nosotros. Esta diversidad de perspectivas nos permite a los lectores tener una mente más abierta ante diferentes situaciones y reacciones. 

La lectura es introspección.  Así como nos desarrollamos nosotros mismos a través de las historias de diversos personajes, también hay obras, tan maravillosas, tan propias, que se vuelven una guía de la vida misma, y en ellas, nos descubrimos. Vuelvo a citar a La Insoportable Levedad del Ser de Milan Kundera, un libro que a simple vista te narra una historia simple; una pareja joven que vive en Praga durante la invasión soviética, simple. Pero esta historia tiene tantos trasfondos y giros, conceptos que se vuelven parte de la vida diaria. Una vez, un profesor de literatura me dijo que la verdadera poesía es aquella que transmite varios significados, es decir, que es capaz de evocar varios sentimientos y significados personales. Para mí, La Insoportable Levedad del Ser es eso, poesía. Cada vez que la leo descubro algo nuevo de mí misma.

Por eso también creo que la lectura es pasión, es enamorarse de la obra, del autor, de los lugares, de los personajes. Detrás de cada gran amor hay una historia, y no tiene que ser perfecta, pero sí personal. Por ejemplo, la primera vez que leí a Saramago lo odié. No entendí la trama, no conecté con los personajes ni con el estilo, tan único de Saramago. Mi romance con el portugués no fue amor a primera vista. Pero años más tarde decidí darle otra oportunidad con El Viaje del Elefante, un libro que narra la trayectoria de un elefante y su caravana desde Lisboa hasta Viena. Una trama sencilla y tan llena de humanidad. Desde entonces cada vez que leo a Saramago me enamoro aún más de sus palabras tan únicas, tan de él. Lo importante es encontrar el libro correcto. 

Dejando a un lado todo el romanticismo que es la lectura. También hay que decir que la lectura es profesión. No sólo para los que se dedican a la literatura, sino en general para todos los campos. Hay libros para todos los profesionales, o para todos aquellos que quieran aprender sobre una profesión. Cada maestro de su campo puede escribir un libro sobre su experiencia, cada alumno de una materia puede buscar un libro sobre un tema en particular. En lo personal, Seth Godin representa esto para mí, él me enseñó de mercadotecnia y mejor, me enseñó a contar historias a través de la mercadotecnia. Termino este concepto agregando que la lectura es una herramienta y cada quien la puede usar para su beneficio propio. 

Lamento que todo este escrito fuera tan personal. Me cuesta trabajo ser objetiva con un tema tan personal como la lectura, porque eso creo, creo que la lectura es un asunto personal, es una decisión. ¿Por qué leemos? Porque queremos, porque podemos, por que cada quien tiene un concepto, una razón y un descubrimiento detrás de cada texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s