Luna Errante

Viaje solo; hacia uno mismo.

Son pocas las experiencias que aterran tanto como el primer viaje solo. Momentos antes de subir al avión se mezclan sentimientos tan diversos, como la libertad, incertidumbre, felicidad y temor, esos sentimientos se unen para convertirse en una determinación.

Viajar solo representa un cambio constante, de ambiente, rutina, personas. Uno nunca vuelve a ser el mismo después de un viaje, y mucho menos de un viaje que se realizó solo. Pero ¿Por qué es bueno viajar solo? ¿Qué tienen de especial estos viajes que nos hacen descubrir aspectos de nosotros mismos?

Primero que nada, por que sólo perdiéndose completamente uno puede encontrarse. Sin duda, uno de las mayores inquietudes de los viajeros solitarios es perderse entre los nuevos rumbos, pero les digo algo: se perderán. Pero es parte de la experiencia, cuando uno se pierde entre las calles de una ciudad desconocida, puede llegar a encontrar mil maravillas que no esperaba.

Segundo, la toma de decisiones llegará a sorprenderlos, pues cuando se viaja solo, uno queda bajo el único mando de sus propias decisiones y horarios. Uno hace su propio tiempo y rutina, descubriendo qué es lo que más nos gusta hacer, o dónde queremos perder más tiempo, qué lugar nos gustó más y a dónde quisiéramos regresar.

Tercero, la facilidad con que se hacen nuevos amigos, pues tal vez se llegó solo, pero uno nunca se regresa de la misma forma, pues durante el viaje se conocen tantas personas, de diferentes personalidades, lenguajes y proveniencias. Algunos serán sólo compañeros pasajeros, otros se convertirán en amigos de por vida.

Por último y más importante, será una gran lección. Aprenderán de sí mismo, ya que pondrán atención a detalles que anteriormente nunca hubieran notado, por ejemplo, notarán a quien está sentado a lado en el metro, al músico que subió al transporte público, la forma en cómo los comerciantes ofrecen sus productos, la sonrisa de la gente, el caminar de los transeúntes; aprenderán el idioma, las costumbres y cultura de una forma dinámica y espontánea, se verán obligados a mezclarse entre los locales, a ser uno más de ellos.

Viajar solos nos permite andar a nuestro propio ritmo, hablar nuestra propia lengua, tomar nuestras propias decisiones. Nos permite, ser nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: