Entre Libros
Dejar un comentario

Reseña | Los Años de Peregrinación del Chico Sin Color de Haruki Murakami

a”A fin de cuentas, pensar libremente significa también distanciarse del cuerpo. Salir de esa jaula que te limita. Romper las cadenas y simplemente darle alas a la mente. Proporcionarle a las ideas una nueva vida natural: ahí es donde radica el núcleo de la libertad de pensamiento”.

Haruki Murakami



Todos, en algún momento de nuestras vidas, tenemos un instante en que volteamos hacia nuestro pasado y nos preguntamos ¿Por qué?.  Para Tsukuro Tazaki, el chico sin color, ésta pregunta lo atormenta la mayor parte del tiempo.

Una vez más, Murakami, con su peculiar estilo de narración extraordinario, nos envuelve en una historia que nos presenta a Tsukuro, un hombre normal, que ha construido una vida estable y trabaja en lo que siempre deseó; un hombre que mantiene una herida abierta, de un pasado que aún no pasó para él, pues los mejores amigos de sus años de instituto, cortaron abruptamente los lazos con él, sin ninguna explicación. La novela narra lo altos y bajos de un hombre atormentado por el dolor de haber perdido a sus mejores amigos. 

Tsukuro se adentrará en una peregrinación hacia el pasado, recolectando los pedazos de una amistad que fue y que aún recuerda con cariño, en una búsqueda de la verdad con el propósito de cerrar la herida que lleva su alma para poder entregarla completamente a una mujer que llegó a su vida.

Siempre he sido fiel fan del escritor japonés, con cada libro que leo de él, me sorprende más, y éste no fue la excepción. Con su excelente magia de palabras, Murakami describe cada uno de los sentimientos por los que Tsukuro se adentra en un proceso de re-descubrimiento, superación y aceptación. Los personajes están cargados de una psicología profunda, típicos de la narrativa de Murakami, la prosa es limpia y  tal vez el protagonista carezca de color, pero cada uno de los capítulos de este libro se tiñen de un color diferente, entre las descripciones y palabras del escritor.

Es inevitable ese sentimiento que te queda al final del libro, de que todos, en gran o menor medida, somos Tsukuro, inmensos en nuestra propia y personal peregrinación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s