Palabras de Luna

Caminos de Cempazúchitl

 

“Para el habitante de Nueva York, París o Londres, la muerte es una palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja… la contempla cara a cara con impaciencia, desdén o ironía: “si me han de matar mañana, que maten de una vez.” Octavio Paz

 

Nadie dudaría en decir que México es un país rico, rico en gastronomía, recursos naturales cultura y tradiciones. Pocas fiestas, por decir ninguna otra, llama la atención del extranjero tanto como el Día de Muertos. Ese trato que los mexicanos damos a la huesuda resulta extraño y sorprendente a los turistas.

Cada 2 de noviembre se celebra el Día de los Muertos, y todo México se llena de velas, calaveritas de azúcar, pan de muertos, catrinas y flores cempazúchitl.

La celebración tiene su orígenes en la época de las culturas de Mesoamérica, como los Aztecas, Mayas, Nahuas y Totonacas. Los Aztecas lo celebraban en el noveno mes del Calendario Solar Mexica y era presidido por la Diosa Mictecacíhuatl (Dama de la Muerte) quien actualmente se le conoce como “La Catrina”

Para los antiguos mexicanos la oposición entre la vida y la muerte no existía como en la actualidad. Para ellos, la vida se prolongaba en la muerte. La vida no tenía más función que desembocar en la muerte, su contrario y su complemente; y la muerte, a su vez, no era un fin; el hombre alimentaba con su muerte la vida. Para las culturas mexicanas, la muerte no tenía la connotación católica, con su idea de infierno o paraíso. Los mexicanos creían que el destino del alma era determinado por el tipo de muerte, por ejemplo, los guerreros muertos en combate, o las mujeres muertas en labor de parto –a quienes se les consideraba como guerreras– llegaban al Omeyocan, el paraíso del Sol, Huitzilopochtli. Para quienes sufrían de muerte natural les esperaba el Mictlán.

México es un país mixto, de eso no hay duda, conservamos lo mejor de dos mundos: nuestros los orígenes indígenas, como la influencia española. Es así como nace la fiesta del Día de Muertos como la conocemos hoy en día, por la mezcla de las costumbres españolas e indígenas.

El altar es construido como ofrenda al difunto y está compuesto por siete escalones:

  1. Se coloca la imagen de un santo.
  2. Está destinado a las ánimas del purgatorio, por medio de éste el alma del difunto obtiene el permiso para salir de ese lugar, en caso de encontrarse en él.
  3. Se coloca sal, que simboliza la purificación del espíritu.
  4. Se coloca otro elemento principal del Día de Muertos: el pan, que se ofrece como alimento a las ánimas que por ahí transitan.
  5. Se coloca el alimento y las frutas preferidas del difunto.
  6. Se ponen fotografías de las personas ya fallecidas, y a las cuales va dirigido el altar.
  7. En el último escalón, se coloca una cruz formado por semillas de frutas o por la típica, flor de cempazúchitl.

De color amarillo intenso, el talle de la cempazúchitl puede llegar a medir hasta un metro de altura, sus botones pueden alcanzar cinco centímetros de diámetro. Por ello, fueron los mexicas quienes la eligieron para tupir los altares, ofrendas y entierros dedicados a sus muertos. Estaba relacionada con el dios Huitzilopochtli, el más importante de la cultura azteca.

La flor suele usarse para poner caminos de pétalos, que se cree, guía al difunto a la ofrenda; es el camino de color amarillo y olor que traza la ruta de las ánimas.

Es cierto que esta fecha siempre ha causado curiosidad entre los extranjeros. Pero para el mexicano, es una oportunidad de salir de su hermetismo, de recordar a sus queridos difuntos, de divertirse –a pesar del delicado tema de la muerte, esta es una fecha alegre y efusiva– y jugar con la idea de la muerte, siempre seducidos por la Catrina, respetándola, y burlándola al mismo tiempo. *“Pues siempre ha sido la muerte novia de los mexicanos”. Por eso, mientras siga siendo así durante estas fechas siempre encontraremos caminos de Cempazúchitl.

 

 

Fuente: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: