Poema | Ilusión

Allá, en donde el cielo se junta con la tierra,

y las nubes se tornan rojizas

cual mejillas de mi amado.

Bajo ese peral de majestuosas ramas,

expandidas cual territorio del rey,

bajo su cálida sombra,

ahí soñaba yo con mi enamorado.

Él, de cabellera dorada

y grandes ojos; ladrón de suspiros.

Radiante usurero de mi corazón.

¡Bríndame  Hipnos querido!

El único consuelo que me queda;

en la mentira vivir por el amor

que siempre le procuraré.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s