Poemas
Dejar un comentario

Poema | Condena

Veme aquí, sin mucho que decir.

Puedo distinguir el sonoro eco del reloj,

cómo recordándome que tarde es.

¡Qué ilusa me he vuelto!

Dependiente de una vana costumbre.

Costumbre que me mata a cada instante.

He perdido vida,

me he perdido a mí misma.

Sentada paso mis horas,

recitándole a la ventana,

dulces palabras de mi amado Neruda.

Mundo paralelo que me

ofrecen los versos,

Aquel bello mundo,

que mi enamorado se ha llevado.

Aquel mundo que me han arrebatado.

Él se fue, para ya no volver.

¿Qué he de hacer?

Sí él era poesía para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s